Dar es un estilo de vida

Dar es un principio bíblico que produce una cosecha transformadora en nuestras vidas.
Dar no se compone solo de nuestras finanzas, sino que abarca todo nuestro estilo de vida. Cuando vivimos con el espíritu de dar, damos al Señor nuestros diezmos y nuestras ofrendas, bendecimos a los necesitados e invertimos de nuestro tiempo, amor y recursos en el prójimo, ¡en todo eso Dios se glorifica y trabaja en nuestros corazones!

Cuando nos concentramos en dar, el Señor se asegura de que las puertas correctas se abran y las personas adecuadas entren en nuestras vidas.

Dios desea que prosperemos en todo lo que hagamos, en nuestros hogares, nuestras relaciones y nuestra la salud. Comprométete con Dios y Él derramará como un torrente sus bendiciones y su provisión como resultado de poner en acción tu fe a través del dar.

Y no damos simplemente para recibir. Lo importante es vivir con un espíritu agradecido con Dios, con la motivación correcta al dar. Dios está más preocupado por la condición de tu corazón cuando das, que por la cantidad que das.

Jesús dijo: “Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes”. —Lucas 6:38 (NVI).

Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo. —Proverbios 3:9-10 (NVI)

Tu donativo es muy importante para nosotros, así continuamos proclamando las buenas nuevas de salvación de nuestro Señor Jesucristo y motivando a la gente a tener un encuentro transformador con el Espíritu Santo.

DONAR